La India registra 400.000 contagios en un día y escasez de vacunas

Compartir

La peor jornada en India desde que comenzó la pandemia. Ayer por la mañana se contabilizaban 401.993 nuevos infectados en 24 horas, después de diez días en que el número cotidiano de contagios ha sido de 300.000. El salto cuantitativo se producía precisamente el día en que comenzaba una campaña de vacunación en masa a ­todas las personas mayores de 18 años. Este ambicioso intento ­quedó frustrado, sin embargo, en algunas regiones del país por la falta de viales. No hay vacunas ­suficientes.

Entre el viernes y el sábado se contabilizaron 3.523 muertos en el plazo de 24 horas, elevando el total a 211.853. Nueva Delhi registró 395 fallecimientos el viernes, el máximo hasta ahora en un día. Nueva Delhi acumula el segundo mayor número de muertos, 16.147, después del estado de Maharashtra –cuya capital es Bombay–, con 68.183, según informaba ayer el Times of India . El confinamiento en Nueva Delhi ha sido prolongado por una semana más.

Al ritmo actual puede llevar años inmunizar a toda la población india, según expertos citados por la BBC

Hospitales, morgues y crematorios se encuentran colapsados y hay una acuciante escasez de balones de oxígeno que obliga a muchas familias a buscarlo donde sea; también de medicinas. En el hospital Batra, de Nueva Delhi, ocho pacientes, incluido un médico, fallecieron ayer al tener que pasar 80 minutos sin oxígeno en espera de que llegara un suministro. En el estado de Delhi solo se había cubierto el viernes menos de una tercera parte de las necesidades de oxígeno –que era de 976 toneladas–, lo que llevó a las autoridades locales a reclamar con indignación al Gobierno federal. “¡Ya está bien!”, clamó el juez Vipin Sanghi, del Tribunal Supremo de Delhi, según la agencia Reuters, recibiendo como respuesta: “Estamos haciendo el máximo humanamente posible”.

Por su fuera poco, en la tarde noche del viernes se producía otra tragedia en un hospital de la ciudad de Bharuch, en el estado occidental de Gujarat. Un incendio en la cuarta planta, donde se trataba a unos 50 pacientes con coronavirus, se propagó de tal modo que causó la muerte a 18 de ellos. Hace una semana, otro incendio en un hospital para pacientes de covid ocasionaba trece muertos en Bombay.

El aumento de las infecciones comenzó en el mes de abril. Según los expertos, debido a las celebraciones religiosas masivas y a mítines políticos. Para India se trata de la segunda ola, y parece evidente que se produjo un gran relajamiento después de que el primer ministro Narendra Modi cantara victoria por la gestión de la primera ola.

El estado de Bengala Occidental no fue capaz ayer de empezar a vacunar a los adultos entre 18 y
45 años. Este territorio está afectado por la llamada “cepa de Bengala” o “variante triple mutante”, más contagiosa que otras. Otro tanto ocurre en el estado de Maharashtra, el más afectado por la pandemia.

Desde que el Gobierno indio inauguró en enero “la mayor campaña de vacunación del mundo” se han inyectado cerca de 155 millones de dosis, pero esto solo alcanza al 11,5% de los 1.300 millones de habitantes. Expertos citados por la BBC decían que a este ritmo puede llevar años vacunar a toda la población.

India utilizaba hasta ahora AstraZeneca y Covaxin, del laboratorio indio Bharat Biotech. Ambas empresas acordaron para esta ronda de vacunación que destinarían el 50 % de su producción a las autoridades indias, dejando la otra mitad para distribuir entre los centros médicos privados, que administran las vacunas al precio de unos tres euros. Ayer el país recibió de Rusia 150.000 viales de la Spútnik V, a los que “seguirán millones”, según anunció en Twitter un portavoz de Exteriores.

Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube